Navegación


 Novedades Literarias


 Volver al foro

Escritoras en acción   

Entrevista a Irene Falcón

Escribana | Publicado miér Mar 07, 2018 7:06 pm

Acá tenemos la entrevista a Irene Falcón, autora del libro: La rebelión de lo insólito.



1. ¿Cómo ha sido la experiencia de publicar La Rebelión de lo Insólito?


Ha sido una experiencia única. Siempre había soñado con publicar un libro, así que me emocioné muchísimo cuando vi que mi sueño se hacía realidad. Al mismo tiempo, me daba algo de vergüenza. Soy una persona bastante reservada con lo escribo, por lo que ver a la gente leer mi obra me ponía nerviosísima.

La rebelión de lo insólito ha sido muy especial para mí. Es un libro en el que técnicamente me desnudo, me quejo, grito y me abro a los demás. El poemario es un pedacito de mí por lo que ver el libro publicado me hizo sentirme cohibida y aliviada al mismo tiempo. Lo había hecho y estaba al alcance de los demás, simplemente fue increíble.


2. ¿Cuáles han sido las mayores dificultades que has encontrado en este proceso?


Sin duda fue el principio, esa primera semana en la que la editorial me contactó. Yo tenía un blog pequeño y, de un día para otro, recibí un mensaje «Hola, Irene, queremos publicar tu obra». Después de los primeros minutos de alegría, puse los pies sobre la tierra. Hay muchísimos timos por Internet y me daba miedo que este fuera uno de ellos. Estuve días y días pensando en lo que hacer. ¿Qué vieron en mí para querer publicarme?, ¿por qué iban a querer hacerlo? No sabía si debía o no arriesgarme, tal vez esa incertidumbre de la primera semana fue mi mayor dificultad.

Soy una persona muy exigente conmigo misma, por lo que siempre veo algún error en lo que escribo. Eso a veces es bueno porque soy capaz de ver mis fallos y mejorarlos, no obstante, esa autoexigencia también puede ser mi peor enemiga. A veces veo fallos donde no los hay, eso también me llevó a estar a punto de avisar a la editorial más de una vez para decirles que no publicaba con ellos. Llegué a pensar que la obra que estaba haciendo no era suficientemente buena. Durante casi todo el proceso, fui mi peor enemiga. Actualmente estoy intentando trabajar en eso, creo que también merezco reconocer mis virtudes, no solo mis defectos.


3. ¿Cuáles han sido las cosas más positivas que te han sucedido en el ámbito literario?


Sin duda, las mejores cosas están relacionadas con las personas que leen mis obras. Me parece increíble que alguien utilice su tiempo para leerme. Cuando me dicen que lo han hecho y que encima lo han disfrutado,  juro que me quedo sin saber qué decir. Solo me sale un «ay, gracias», aunque por dentro esté dando saltos de alegría. Sin duda eso es lo más positivo que me ha ocurrido en el ámbito literario, descubrir que hay personas que disfrutan de lo que escribo.


4. ¿Tienes pensado publicar algún otro libro pronto?


Pronto no. Actualmente estoy trabajando en una novela, pero aún me queda bastante para terminarla. Espero poder publicarla cuando la termine y que guste tanto como La rebelión de lo insólito, aunque no sea un poemario.


5. Supe que hablaste de tu libro en un colegio ¿Cómo fue esa experiencia?


La verdad es que fue mejor de lo que me esperaba. Mi poemario está dedicado principalmente a los adolescentes, por lo que hablar de él en un instituto fue ideal. Creo que a menudo la gente tiende a infravalorar a los jóvenes, considerándolos superficiales o «con poco mundo interior». Durante la charla pude comprobar, una vez más, que infravalorarlos es un error.

 Cuando entré en el aula, los alumnos estaban leyendo mi libro en voz alta sentados en círculo. Después la profesora me dio el turno para hablar. Les expliqué por qué había escrito La rebelión de lo insólito y cómo  había sido el proceso para mí. Tras eso, los estudiantes, chicos de primero de bachillerato, comenzaron a hacerme preguntas. Fueron más de las que yo pensaba, es más, había más de uno interesado en la poesía y comenzaron a hacerme cuestiones sobre cómo escribo, con qué intenciones, etc. Fueron muy espontáneos, la profesora fue muy amable y también se interesó en hacerme preguntas. En resumen, me sentí como en casa.

Mi objetivo principal era ser cercana a ellos, que interactuaran conmigo sin ningún tapujo, y creo que lo conseguí. Se hicieron muchas preguntas, hablaron sobre sí mismos y de sus inquietudes, fue muy gratificante ver que pude, de algún modo, llegarles.

Lo que tal vez ellos no sepan es que me ayudaron muchísimo. Mi etapa en el instituto, por desgracia, fue terrible. Siempre me da vergüenza decirlo —que no debería dármela—, pero fui una de las tantas personas que se convirtieron en el blanco del bullying de sus compañeros de clase. Para mí, volver a entrar en un instituto y ponerme delante de un grupo de alumnos era algo conflictivo.

Mi mejor amiga estuvo allí conmigo, es más, me recogió en la puerta del instituto y me llevó hasta la clase, de no haber estado allí, sinceramente, no sé si habría sido capaz de entrar en el aula. Estaba verdaderamente asustada. Quería que el alumnado se abriera conmigo, pero a la vez tenía miedo de ellos. Cuando entré y los vi leyendo, me temblaron las piernas. Después intenté hablar con toda la seguridad posible, aunque no sé si lo conseguí. Todo acabó cuando comenzaron a hacerme preguntas, en ese momento me sentí bien, como si fuera una amiga. Seguramente ellos hicieron más por mí que yo por ellos.


6. ¿Qué recomendación darías a nuevos escritores?


Con permiso, daré varias:

Lanzaos. Lanzaos hacia cada oportunidad que veáis. A veces tenemos miedo de obedecer nuestros impulsos, pero esos a veces guardan decisiones más sabias que las que las que vienen de horas y horas de reflexión. Ese es mi primer consejo, uno que no siempre tomo.

El segundo es que escribáis, es lo que hacemos los escritores al fin y al cabo. Escribid mucho, siempre que podáis. No os olvidéis tampoco de leer y de escuchar lo que tienen que decir otros escritores. Intentad conocer a otras personas con interés en la escritura, creedme, es enriquecedor.

Con respecto a las críticas, es muy importante asumirlas, pero no recrearse en ellas. No os hundáis ante las malas palabras, pero tampoco os durmáis en los laureles por las buenas. Los escritores nunca dejamos de aprender y mejorar y, para ello, hay que trabajar.

 Y bueno, el último es un clásico, pero llevad siempre una libreta encima, a veces las ideas surgen en los sitios más inesperados. Podéis tener una idea maravillosa en la cola del supermercado y olvidarla cuando lleguéis a casa.


7. ¿Alguna novedad o secreto que nos quieras contar?


La rebelión de lo insólito no ha terminado. Cuando mi contrato con la editorial llegue a su fin, planeo sacar a la luz una versión ilustrada del libro. Quiero convencer a mi mejor amiga para que trabaje conmigo; es una dibujante increíble y su trabajo merece ser visto por todos.


8. ¿Cómo te resumirías en pocas palabras?


Además de autoexigente, soy una persona sensible —a veces demasiado—, creo que eso me ayuda bastante a escribir, al igual que mi creatividad. Siempre hay ideas rondando por mi cabeza. Teniendo en cuenta que soy muy nerviosa, podríamos decir que mi mente va continuamente a mil por hora. Pocas veces estoy relajada.

Me considero bastante tenaz, lo cual me salva en ocasiones. Cuando mis inseguridades me dicen «Irene, lo que haces no sirve para nada», mi tenacidad me dice «Si no sirve, haz que sirva»; así es como decido seguir haciendo lo que me llena cada día. Mis pensamientos se basan en una batalla continua entre mi perseverancia y mis inseguridades.


Muchas gracias, Irene por participar en este entrevista.



Sobre el Autor